domingo, 25 de septiembre de 2011

Poesía gemelar

Una mañana silenciosa de domingo

Me despiertas con un beso suave

Entre los  vestigios de una noche de lujuria

Por mis venas una dosis de locura

Que desboca mi animal salvaje

Me besas y te muerdo…

Ya sabes que esa señal quiere decir

“Dámelo todo, revuélcame en placer”

Y no lo piensas  ni una fracción de segundo

Me atas a la cama

 Ya siento tu lengua recorriendo

 La geometría de mis pezones

Que se erectan y  endurecen ante tu humedad

Te quedas en ellos hasta mojarme completa

Hasta que chorreo de ganas

Hasta hacerme gemir

Me entrego a tus designios

Cuando abres mis piernas y me haces acabar con tu boca

Y se  completan todas mis fantasías

Cuando me embistes con toda la fuerza contenida

Hasta hacerme suplicar por más

Todo el día, todas las noches 


&

No hay comentarios:

Publicar un comentario