viernes, 8 de agosto de 2014

Yo tiré la primera piedra

Caminado hacia mi casa con las dos manos ocupadas con bolsas de compras, siento el sonido de una bicicleta que se acerca por detrás, si bien el birrodado se desplazaba por la calle, el hábil conductor se acercó lo más posible al cordón de la vereda y en un acto  propio de un malabarista de circo se inclinó para meterme una mano en el culo que me llegó hasta la garganta.  Acto que me tomó totalmente por sorpresa e hizo que estalllara en mí una reacción explosiva de odio, que aumentaba cada vez mas, porque el tipejo que seguía avanzando con la bici por la calle, se daba vuelta y se reía en mi cara, tiré las bolsas,  agarré una piedra gigante, y empecé a correr al tipo con la firme intensión de perforarle el cráneo con la piedra, pero mi lanzamiento fue un desastre y la trayectoria del proyectil  hizo una u y cayó prácticamente en mis pies, el tipo se reía mucho mas!!!. Emprendí mi retirada con toda la indignación posible hacia   mi casa, porque además del acto de ultraje hacia mi persona el tipo estaba en una bicicleta y no era digno de pedalear en ella.


&


No hay comentarios:

Publicar un comentario