sábado, 24 de mayo de 2014

500

Un día gris se desploma en la ventana  se humecta con la  mirada triste que le regalan mis ojos. El vidrio  proyecta  imágenes monocromáticas de cine mudo. Abrazada en recuerdos, el frío se apodera de mi cuerpo y la nostalgia contagia el lugar. El vapor que emana de una taza de café se solidifica como nieve pero es más cálido que el frío que tengo en mi interior. Aunque la piel sigue intacta  se siente como una puñalada de hierro oxidado. La eternidad de un tiempo muerto que paraliza e inmoviliza hasta la más pequeña fibra. Podría describir este día como melancólico y gris, un día de no más de  500 caracteres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario