domingo, 9 de enero de 2011

En el borde


Al borde de la pileta, tomando sol de espalda,  faltaba poco para que llegue el  atardecer, te acercaste a mí muy despacio, me agarraste y me tiraste al agua.


Intentando reponerme del shock térmico, un sentimiento de  querer mi revancha me nacía del centro de mí ser, salí toda mojada y empecé a correrte por todo el parque.

Sin embargo, me agarraste de nuevo, me cargaste sobre tus hombros y me tiraste otra vez al agua, aunque esta vez te tiraste atrás mío y me arrinconaste contra el borde.

Enojada, no quería ni besarte,tomada de  ambos  brazos luchaba por liberarme, mientras intentabas besarme, hasta que finalmente me rendí.

En dos movimientos me sacaste la bikini, desatando los nudos exactos y en  pocos segundos ya estaba a punto, con tus besos en mis pechos, y sintiendo como se frotaban nuestros cuerpos desnudos. 

Asì, el atardecer nos sorprendió en un borde la pileta apareándonos calientes y primitivos.

Dejando al instinto que haga lo propio y que los cuerpos hablen por si mismos

Acabé aferrada a tu cuello, abrazándote con mis piernas, con un orgasmo ensordecedor, y vos te viniste en mí liberando todo y sintiéndome dentro de  tu ser.

Nos desgarramos de placer tocando el  borde de la locura.




&

1 comentario: