viernes, 19 de noviembre de 2010

Contrastes


Apenas subí al avión, una pareja con un bebé, quejándose de su situación, incomodidad, yo tan solo queriendo  cerrar los ojos y dormir, finalmente la familia fue transferida a primera, y yo libre, pero la tranquilidad me duró  poco tiempo,

Te sentaste prepotente,  y de entrada hablándome,  cuando yo no tenía ganas de hacerlo,


Fanfarrón,

Sacando las tarjetas antes de apoyar el culo en el asiento, diciéndome que  vos organizabas los desfiles de un peluquero famoso, los gatos de un conductor conocido de la televisión,

Te dejé hablar,  y te mandabas la parte,  con un  tono  tan fuerte que se escuchaba hasta en el fondo del avión.

- Lo que pasa nena, es que yo me codeo con famosos, yo soy famoso.

- ¿Famosos?  ¿Qué famosos? el premio nobel  de literatura, o el de física, de que famosos me hablás?


ya me mirabas raro,  pero no tanto como para entender mi  ironía.

 Pese a mis comentarios, seguiste con tu curriculum nefasto, hasta que me cansé, ya no te aguanté mas

-Todo muy lindo ,  pero si sos tan famoso como decís que carajos haces viajando en clase turista?


Teminadas mis palabras, un coro de risas se escuchó en el avión y algún que otro aplauso

Y si,  te clavé el puñal sin anestesia,  y no te quedó otra que irte...


Me di media vuelta, y me dormí, pero quedé de mala onda, lejos de sentirme orgullosa, quedé con un pésimo humor  porque   lograste  sacar lo peor de mí en tan poco tiempo.

Al caso me bajé del avión muy pensativa, haciendo el balance del viaje, mirando los cartoncitos que había juntado durante la estancia.

Pensando ………¿Estos papelitos te hacen mejor persona?

A la semana, prácticamente, sin desarmar la valija, tuve que emprender el viaje a la Puna , estaba todo programado para hacer el trabajo allá,

Llegamos ya de noche,   nos acomodamos en el albergue, y  terminamos de definir el trabajo, y a dormir,  al ser la única mujer me tocó una de las habitaciones para mi, el resto se amontonó en otro de los cuartos, nos esperaba una larga jornada al otro día.

Yo me sentía rara, no sé si era la altura, casi no pude pegar un ojo, con pensamientos extraños sobre mi vida, mi profesión, haciendo preguntas, no encontrando respuestas.



Y  los contrastes, todo tan de golpe, todo tan rápido,



Escuchar sufrir a xema la semana anterior porque le habían arrancado la estrella del Mercedes, ver llorar a algunos por no alcanzar la máxima calificación en la defensa de su trabajo, yo enojándome  por un comentario de una persona en un avión,  a  caer a cachetazos y que la realidad hable por sí sola, todo  frente a mis ojos, tratando de redefinir algunas palabras como


Pobreza,

Hambre,

Infelicidad,



Y ver tus ojos oscuros, Ignacio, tu cara curtida, tus manos que  hablaban más que cualquier libro de historia, escucharte decir que tu hijo de 2 años murió porque no tenías asistencia médica,  fue un estallido para mi corazón, para mis conceptos aprendidos, para todos los cartones que había juntado,  sentí que no sabía nada de la vida….sentí que viví en un frasco….sentí ganas de cambiar esa realidad.



Silencio,  


Me llevo un par de días comprender, que yo no estaba allí de casualidad, que yo tenía una misión, y que la información , que yo misma cuestionaba  podía ser usada para cambiar en parte esa realidad

y allí lo entendí , todo lo caminado, viajado, experimentado , tenía un objetivo, y  me sentí útil, tal vez por un momento, y sentí como nunca que el conocimiento me estaba martillando en el alma, para formar una mejor persona.



La hoja  se saca del fuego , a rojo vivo,  y se forja  contra el yunke a martillazos





&

1 comentario: