viernes, 5 de noviembre de 2010

Un día de otoño

Llegó el viernes, y la mayoría tenía programa para ese fin de semana, algunos se iban a Londres, otros a Paris, algunos a Barcelona, o a Florencia, yo sinceramente no tenía ganas de tomar ningún avión ese fin de semana, por lo que ni siquiera me detuve a pensar que haría durante esos días.

El paraguayo se acerca y me dice

-          ¿Vos que vas hacer?

-          No tengo nada planeado , sinceramente pensaba quedarme por aquí, no tenía en mis planes irme de mini vacaciones por ahí, por?

-          MIrá  el mexicano y los dos colombianos están queriendo alquilar un auto e ir por los Pirineos Catalanes, pasar a  Andorra, tocar  el sur de  Francia, ¿ No querés venir con nosotros?

-          Me gusta la idea, déjamelo pensar un momento, ya les respondo.

Digamos que mucho no pensé, en un segundo ya estaba armando mochila para aventurarme con mis compañeros.

Buscamos el auto, pasamos por el super para comprar algunos alimentos, parecía que nos íbamos de campamento, no había un plan muy estricto de viaje, la idea era conocer lo que se pueda, turismo gasolero, y regresarnos el domingo bien tarde.

Uno de los colombianos manejaba, yo  de copiloto,  los otros tres atrás, el mexicano que era el más pequeñito en el medio, los otros dos grandotes al lado custodiándolo.
Parecía  una excursión escolar de primaria, más  que cinco personas civilizadas haciendo mini turismo por Europa.

Desde que nos subimos a ese auto, y empezamos a hacer camino, una energía especial invadió al grupo, una buena vibra, todos en la misma  sintonía, felicidad, no recuerdo haberme reido tanto en un auto, tanto que me dolían los abdominales.

Paramos en un pueblito, que nos llevó al Medioevo, paseamos por su puente, entre sus arcos, parecía un viaje al pasado, estábamos ávidos de conocer, ávidos de ver, ávidos de sentir el pasado en nuestras retinas.
Si bien estaba empezando el otoño, los primeros tramos del viaje sentimos calor, y no se cómo llegamos a un lugar con mar.

yo no me había llevado ningún traje de baño, asi que los 4 me acompañaron a comprar uno, la operación bikini, no duró mas de 10 minutros, la primera que vi me la calcé y listo directo al mar.

Llegamos, con ese entusiasmo que te da la arena, el azul , el mar que esataba calmo como un lago, yo no aguanté, me saqué la ropa y me tiré primera.

El agua estaba fría al principio, fue como meterme en un cubito de hielo, pero no me importó porque me entregué a lo  que más me gusta, nadar.

Uno a uno se fueron metiendo al agua, todos excepto el mexicano que estuvo parado en la orilla un buen tiempo, amasando la decisión.

-          Dale , tirate esta buenísima el agua

Estuvimos nadando unas buenas horas, divirtiéndonos entre las olas, tomando los 5 el sol, comiendo algo al paso y sintiéndonos muy relajados y felices.

Seguimos viaje, a medida que subíamos por el cordón montañoso, la temperatura empezaba a bajar,  estábamos silenciosos, antes  la incomparable  belleza de ese rincón paradisíaco, casi tocado por Dios.

Llegamos a un lugar,  con muchos árboles,  casi desesperadamente el colombiano estaciona el auto,  quiero bajar aquí, ya.

Saca su cámara y se pone a filmar como caen las hojas de los árboles, los ocres, los rojos, algunos verdes.
Era realmente bello, y particularmente me recordaba mucho  a mi tierra natal.

Lo miro y tenía   lágrimas en su rostro, no entendía mucho su sentimiento, me fijo en el resto de los compañeros y  estaban igual.

- Decime, decime que te causa tanta emoción

-Jamás vi el otoño, no en mi tierra no  así

Se me erizó la piel, y puedo jurar que me detuve a mirar el otoño, como si fuera la primera vez que lo hubiera hecho, también cayeron lágrimas por mis mejillas, tal y como las hojas caían de los árboles.

Y allí estábamos los 5 emocionados, unidos por el entorno natural, un día cualquiera un día de otoño, que no fue un día más.

A  veces hay que hacer algunos kilómetros para valorar lo que uno tiene a diario.




&

2 comentarios:

  1. Entre Letras y Palabras "Te Invito" a "Encontrar el Amor en un Atardecer" acompañados de "Sueños Mojados" dejando "Huellas" en el tiempo pintadas de "Acuarelas" viajando juntos un "Dia de Otoño" mientras "Robo" tu alma y me dices al oido "La cena esta Servida"
    Tan Hermoso como Vos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, tu sabes cuanto me llegan tus palabras :)

    ResponderEliminar